Por bueno que seas haciendo algo, sin una buena marca no vas a ningún sitio. El branding forma parte de un proceso  a través del cual una organización presenta a sus distintas audiencias su propuesta de valor de manera significativa y diferencial.
En este post presento una serie de argumentos estructurados para que puedas defender el valor del branding frente a personas de distintas áreas de tu empresa.

Collage de logos de marcas reconocidas

Con independencia de su tamaño, estructura y propiedad, toda organización realiza transacciones a diario: compra, vende, contrata, despide, se financia,  invierte, se relaciona con sus clientes, comunica… y en todas y cada una de estas transacciones, la organización, está de una u otra forma presentándose a sí misma (o una parte de la misma) a los distintos públicos con  los que trata.

La manera en que una organización se conduce a sí misma, ya sea como un todo, o por cada una de sus partes, afecta decisivamente a cómo es percibida por las personas y a la clase de sentimientos que despierta en estas.

Estos distintos aspectos de lo que una organización proyecta, combinados, componen lo que se conoce por su identidad. Lo que los distintos públicos perciben suele llamarse imagen corporativa, que es la parte más visible del branding.

El branding es parte de un proceso mediante el cual una organización presenta a sus diferentes audiencias su propuesta de valor de manera significativa y diferencial. El branding es el vehículo por el que la visión que una organización tiene de sí misma puede ser percibida y comprendida desde fuera. Una estrategia de branding bien concebida, desarrollada e implementada, ofrece los siguientes beneficios para la organización:

  • Propicia que los procesos de cambio se produzcan de manera más rápida y sencilla en el seno de la organización.
  • Facilita a la organización la tarea de comunicar a todos los públicos a quién tienen en frente, con quién están tratando, qué es, qué representa y significa, qué hace, cómo lo hace y porqué lo hace.
  • Permite a los representantes de la organización, explicar cómo están relacionadas sus actividades.
  • Posibilita que todas aquellas personas que entren en contacto, o traten con la organización, comprendan sus valores y objetivos.
  • Fomenta la consolidación de los mensajes que emite la organización, de manera que los mismos resultan más coherentes, eficaces y memorables.

Estas ventajas genéricas, se traducen en diversos beneficios concretos en varias áreas de la organización:

A nivel de marketing

  • El branding estimula la propensión de los consumidores a mirar con buenos ojos a la empresa y a sus productos y servicios.
  • Crea conciencia de marca, fomenta la preferencia por la misma y aumenta la fidelidad de los clientes hacia esta.
  • Atrae a mejores proveedores y les anima a operar con mayor regularidad y consistencia.
  • Los gastos en actividades de comunicación se racionalizan y mejora su ROI.
  • Permite que la organización pueda establecerse más fácilmente en nuevos nichos y/o mercados al tiempo que sobresale en mercados maduros o saturados.
  • Favorece el desarrollo de nuevas actividades de generación de valor dentro de la organización.
  • Mejora la calidad percibida de los productos y servicios de la organización.

A nivel financiero

  • El branding consigue que las cualidades y capacidades de la organización se reconozcan en los altos círculos económicos y  financieros locales y globales, afectando así positivamente al valor de la acción.
  • Facilita las adquisiciones.
  • Dificulta las OPAS hostiles y otras entradas de socios indeseables.

A nivel interno

  • El branding mejora la moral y la motivación de los empleados.
  • Aumenta el orgullo de pertenencia a la organización.
  • Ayuda a reducir la rotación de personal.
  • Atrae talento de mayor nivel que otros competidores con marcas peor posicionadas.
  • Fomenta el trabajo en equipo y la colaboración interdepartamental.
  • Mejora la calidad de los procesos de producción (o servucción), lo que repercute en la calidad final de los productos y servicios que recibe el cliente.

Con este pequeño argumentario que tienes en tus manos, la próxima vez que te venga un listo de feria de otro departamento a echarte en cara que lo que haces es vender humo, será la última vez que lo haga.

 

7 pensamientos en “Branding. ¿Y eso para qué sirve?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Hola Jorge. Me ha parecido muy interesante tu post y la forma en que has expuesto el branding a los tres niveles: empleado, marketing y financieramente. ¡Gracias!

    • Hola Ángeles. No hay de qué. Gracias a ti por comentar. Me alegro mucho de que te haya gustado. Confío además en que te sea útil.

      Saludos

  3. Hola Jorge,

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. El branding es fundamental para el prestigio de una marce. De hecho, en EE.UU, las empresas ya empiezan a obligar a sus trabajadores a que se creen una perfil profesional en las social media para mejorar el branding de la empresa.

    Yo soy fiel defensor el Branding Personal. Si eres muy bueno en algo pero nadie te conoce, no sirve para nada.

    Un Saludo,

    Rafa Villaplana

    • Yo no diría obligar, sino fomentar. Todos los extras que se hacen por obligación, restan valor.

      Gracias por el comentario Rafa.

  4. Jorge te felicito por este artículo, de las mejores descripciones de branding que he leído.
    Permíteme agregar un detalle con esta nota: El branding no es cuestión solo de discurso, también es de conducta; las Marcas que cumplen lo que prometen juegan con ventaja.
    La preferencia o lealtad a una Marca depende mucho de la experiencia que tenga el usuario con los productos o servicios de esa Marca.

    Un saludo,

    Álvaro Gallart

    • Gracias por tu aportación. El branding por supuesto que no es sólo discurso, eso es tan una cuarta parte de la tarta. Además de a la comunicación, el branding afecta al producto o servicio, al entorno y al comportamiento de la organización.

      ¡Buen finde!