Jorge González

Tercera y última entrega de la trilogía de posts sobre cómo los prejuicios cognitivos que todos albergamos de una u otra manera, guían inconscientemente nuestras decisiones.

cerebro emisferios izquierdo razón y derecho emoción

41 Falacia de la planificación

Es la tendencia a subestimar el tiempo que nos llevará completar un determinado trabajo.

42 Racionalización post compra

Se produce cuando nos autoconvencemos de que la compra que hemos hecho ha valido la pena, después de realizarla.

43 Prejuicio pro-innovación

Es la situación que se da cuando los defensores de una innovación tienden a sobrevalorar su utilidad, y subestimar sus limitaciones.

44 Procrastinación

Diferir o aplazar actividades, tareas o situaciones importantes, sustituyéndolas por otras menos relevantes, más agradables, o menos costosas.

45 Reactancia

Es el deseo de hacer lo contrario de lo que alguien quiere que hagamos, para demostrar nuestra libertad. Conscientes de este sesgo cognitivo, algunas marcas con escaso sentido ético y muchos timadores sin escrúpulos, utilizan la psicología inversa para influir en las personas, expresando lo contrario de lo que desean obtener.

46 Sesgo de lo reciente

Es la tendencia a dar más importancia a las últimas informaciones de que disponemos que a información menos reciente.

47 Reciprocidad

Es la creencia de que lo que es justo debe primar sobre otros valores, incluso cuando contraviene nuestros propios intereses.

48 Sesgo de regresión

Las personas toman medidas en respuesta a situaciones extremas. Más adelante, cuando la situación se relaja, atestiguan ser ellos quienes han provocado el cambio, cuando generalmente, ha sido la propia dinámica de los acontecimientos la responsable de tal cambio.

49 Sesgo de la moderación

Sobreestimar la capacidad individual para actuar con moderación frente a las tentaciones.

Quienes trabajamos en marketing, branding, comunicación, etc, somos muy conscientes de este sesgo y del gran efecto que nuestras armas de seducción masiva pueden tener sobre los clientes más esquivos.

50 Prominencia

Nuestra tendencia a centrarnos en las características más fácilmente reconocibles de una persona, objeto, o concepto.

51 Ilusión del expertise

Exceso de confianza en el asesoramiento ofrecido por “expertos”. Esto tiene mucho que ver con evitar el peso de la responsabilidad personal en la toma de decisiones de gran alcance. Contratamos a expertos para escuchar sus predicciones, cuando en realidad las probabilidades de que pronostiquen con acierto la evolución de un mercado, un sector, o una sucesión de acontecimientos, no son mayores de las que un simple analista de nivel medio podría predecir.

52 Percepción selectiva

Consiste en permitir que nuestras expectativas influyan en cómo percibimos el mundo.

Al recrear el proceso de la experiencia del cliente con una marca, es imprescindible tener muy presentes sus expectativas, para que esta se desarrolle sin fricciones.

53 Prejuicio del autoengrandecimiento personal

Todos compartimos más nuestros éxitos que nuestros fracasos. Esto conduce a una falsa percepción de la realidad y a la incapacidad de evaluar con precisión las situaciones.

54 Sesgo del status quo

Es la tendencia a preferir que las cosas sigan tal cual están. Es similar a la aversión a las pérdidas, donde la gente prefiere evitar pérdidas en lugar de adquirir ganancias.

55 Estereotipar

Es la percepción exagerada, simplificada y poco detallada que se tiene de una persona, o de un grupo de gente que comparte ciertas características, con el objetivo de justificar, o racionalizar un tipo de conducta relacionada con una determinada categoría social.

56 Sesgo de supervivencia

Es un error que proviene de centrarse sólo en ejemplos que han sobrevivido, provocando que juzguemos mal una situación. Podríamos pensar, por ejemplo, que ser un emprendedor es algo sencillo porque sólo se habla de quienes triunfan, y no de quienes fracasan.

También puede provocar que asumamos que los supervivientes son extraordinariamente mejores que los que han fracasado, sin tener en cuenta la importancia de la suerte, o de otros factores.

57 La tragedia de los comunes

Tendemos a usar en exceso los recursos comunes, porque no entra en el interés individual su conservación. Esto explica la sobreexplotación de los recursos naturales, el oportunismo y cualquier acto en nombre del propio interés sobre el bien común.

58 Sesgo de la unidad

Creemos que existe una cantidad unitaria óptima, o una cantidad reconocida como universalmente apropiada para un objeto determinado.

59 Prejuicio del riesgo cero

Es la preferencia por reducir un pequeño riesgo a cero en lugar de conseguir una mayor reducción en un mayor riesgo.

Esta preferencia parte de nuestro deseo de controlar por completo una situación, por pequeña que sea, en lugar de hacer lo posible por enfrentarnos a una situación más compleja e impredecible.

60 Argumento desde el precio

Se da cuando se supone que si algo cuesta una suma considerable de dinero, entonces será mejor. También se produce cuando se supone que si alguien ha acumulado una gran cantidad de dinero, entonces será mejor persona en alguna otra faceta.

Y aquí termina la trilogía sobre los prejuicios cognitivos que tuercen nuestro pensamiento. Muy sintética –eso sí- pero confío en que os haya abierto la mente y os haya hecho reconsiderar vuestra manera de ver algunas cositas.

Jorge González

Creador de THINK&SELL. Consultoría estratégica, creativa y de innovación orientada a la generación de oportunidades que multipliquen el valor de la marca y el ROI a través de una mejor Experiencia de Cliente.

  1. […] semana que viene, tercera y última entrega de esta trilogía de posts sobre los prejuicios […]

  2. Bitacoras.com a las dijo:

    Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Tercera y última entrega de la trilogía de posts sobre cómo los prejuicios cognitivos que todos albergamos de una u otra manera, guían inconscientemente nuestras decisiones. Sigue leyendo →…

  3. Francisco Javier Trigueros Romero (TRIROM) a las dijo:

    Muchísimas gracias Jorge por este aporte de la trilogía. Es excelente!! :))
    Saludos cordiales

    1. Jorge González a las dijo:

      ¡Gracias a ti por comentar Francisco!
      Me alegro mucho de que te haya gustado, siendo honestamente un post bastante flojito. ;)

  4. uriel a las dijo:

    Hola

    Oye me gustó tu publicación. Se ve que investigaste mucho y estuvo muy completo, felicidades, me interesó mucho! ;)

Los comentarios están cerrados.